Las sillas salvaescaleras o sillas sube escaleras son la independencia y libertar para muchas personas que se enfrentan día a día a las barreras arquitectónicas de sus viviendas. Gracias a ellas, las personas con movilidad reducida o personas mayores podrán moverse con total comodidad y seguridad. En resumen, con una silla salvaescaleras ganarás en tranquilidad, tanto tu, como tu familia.

 

¿Qué tipos de sillas salvaescaleras hay?

 

El tipo de silla salvaescaleras dependerá de la escalera a salvar, es decir, ¿tu escalera es curva, elíptica, en espiral o recta? Hoy en día, gracias a la amplia gama de sillas elevadoras prácticamente se pueden recorrer todo tipo de formas y de escaleras.

Además, hay modelos de salvaescaleras tanto para interior como para exterior. Estas salvaescaleras están diseñadas para personas con movilidad reducida o personas mayores. Les permiten moverse de una planta a otra o acceder al exterior de la vivienda. Existen gran variedad de sillas salvaescaleras, sin embargo, se suelen clasificar en:

Gracias a la gran variedad de salvaescaleras que existen, se pueden instalar en exterior o interior de la vivienda, en vivienda unifamiliares, chalets, comunidad de propietarios, sitios públicos…

 

Ventajas de las sillas salvaescaleras

 

Una de las principales dudas a la hora de instalar una silla salvaescaleras suele ser el precio. ¿Cuál es el coste de instalar una silla salvaescaleras? En un primer momento, puede parecerte una alternativa cara pero, ¿cuánto costaría cambiarse de casa o adaptar la casa para eliminar los obstáculos y barreras arquitectónicas?

En segundo lugar, una silla salvaescaleras, además de prevenir caídas y facilitarte la vida, hará que tú y tú familia viváis más tranquilos y seguros en casa.

Como todo servicio y producto que se compra, su rendimiento y funcionamiento es otro de los aspectos que te pueden preocupar. Sin embargo, una silla salvaescaleras puede seguir funcionando tras un corte de energía. A pesar de ser eléctrica, tu desplazamiento no se verá interrumpido si hay un fallo energético.

¿Y el espacio? Tampoco es un problema, todo lo contrario, una ventaja. Existen sillas salvaescaleras plegables para que no molesten cuando no están en uso. Para acabar, como hemos dicho antes, ganaréis en tranquilidad y el uso de la silla salvaescaleras puede hacerse de manera independiente, sin temor a caídas.¡Todo ello con un consumo eléctrico muy barato!